Mi nombre es Ramón y soy de la ciudad de Santa Fe. La fotografía me acompañó intensamente desde pequeño, pero fueron los últimos años los que me inclinaron a transformarlo en un medio de vida y mi verdadera pasión. Últimos años que coinciden con la llegada de mi hijo Manuel, el auténtico motor de toda esta maquinaria.
Desde entonces no he parado de aprender, esa es mi obsesión y mi satisfacción. Soy un amante de la vida, y ese estímulo es lo que realmente me inspira a crecer, a tratar de ser mejor persona y profesional, a llevar adelante nuevos desafíos y sueños.

A través de mis fotografías busco documentar de la manera más natural y creativa los momentos cotidianos y más significativos, aquellos que el tiempo se encargará  de darles el auténtico valor. Imágenes simples y verdaderas, pero que pulsaran el corazón más fuerte que un recuerdo.